miércoles, 10 de septiembre de 2014

Probamos el Alto de Retuerta (32 km)

Otra RUTA cortita que supera por poco los 30 kilómetros, pero con una subida interesante como es Retuerta. Saliendo de Santelices dirección Villarcayo, hacemos 8 kilómetros cómodos en los que el terreno es llano o en ligero descenso, exceptuando un repecho en Quintanabaldo y otro de 200 metros antes de Puentedey. Entramos en este pueblo en bajada, teniendo cuidado de que no se nos cruce algún perro en esta zona rápida y frenando un poco para tomar el cruce a la izquierda que nos llevará a Quintanilla Valdebodres. Este cruce también es en bajada y hay que estar atento a que no haya gente saliendo del bar o coches aparcando, pues la carretera se estrecha bastante, pasando por un puente y un túnel a continuación. La carretera vuelve a ancharse de nuevo (no demasiado) y abandonamos Puentedey camino de Quintanilla por un terreno que sube poco a poco.

Elaboración propia



Quintanilla-Valdebodres es un buen lugar para rellenar los botellines en una fuente que nos pilla a la derecha al comienzo del pueblo. Dejando atrás la localidad, seguimos por una carretera estrecha en ligera subida hasta llegar en un par de kilómetros a Cogullos, donde empieza la subida a Retuerta. Saliendo del pueblo ya tenemos un repecho que acaba dando en una curva cerrada a derechas, donde la pendiente se acerca al 8%. A partir de aquí apenas hay descanso, con una subida permanente en torno al 6-7%. Al menos, tras tomar la siguiente curva entramos en una zona de pinares donde tendremos sombra casi hasta Ahedo de Linares. En este pueblo se encuentra el único descanso de la subida. Incluso tenemos un poquito de bajada mientras atravesamos sus calles.

Elaboración propia

Superamos el pueblo y nos toca un kilómetro de falso llano con alguna subida suave hasta llegar al cruce de Linares. Llegados a este punto, nos quedan los 700-800 metros más duros de la ascensión. Tras un par de curvas muy duras, encaramos una recta de unos 450 metros con rampas del 14%. Es poca distancia pero se hace muy duro y además no hay una sola sombra, lo que hace que en días de sol lo pasemos bastante mal. El asfalto rugoso dificulta aún más la subida. Lo mejor es meter el cambio más blando y subir a tu ritmo porque con cambios de ritmo vas a llegar jadeando al alto. Terminada esa recta nos quedan dos curvas enlazadas aún muy duras, para llegar con la fuerza justa al alto, donde hay un mirador y un aparcamiento

Foto tomada del blog Manuel Fonseca. Arquitecto
La bajada del puerto es rápida, pero menos peligrosa desde que este verano asfaltaran la carretera con motivo de la Vuelta a Burgos. Antes estaba repleta de baches que había que ir esquivando de lado a lado. Ahora no está tan mal pero tiene mucha grava en las orillas, así que lo mejor es bajar por el centro del carril, ya que es raro encontrar circulación por esta carretera. Un par de curvas cerradas y una larga recta y habremos bajado el alto. A continuación llegamos a un cruce en el que no nos desviaremos y seguiremos recto, subiendo unos 600 metros hasta el Alto de Ojo Guareña, donde hay una fuente. Seguidamente nos toca volver a descender este altillo. Son solo 1,1 km de bajada, pero se coge bastante velocidad y nos vamos a encontrar con dos curvas de herradura que hay que tomar con cuidado. Llegamos a Cueva subiendo un repecho de 60 metros y tenemos un kilómetro casi llano hasta el cruce donde giraremos a la izquierda.

Nos tocan unos tres kilómetros llanos pasando por Villabáscones, Quintanilla-Sotoscueva, Vallejo y Entrambosríos, lugar donde empieza la subida al Alto de la Varga, de 1,5 kilómetros. Al pasar por La Parte la carretera se endurece y nos queda un último kilómetro algo duro hasta el alto. A partir de allí, damos unas pedaladas en los primeros metros y con la inercia vamos cogiendo velocidad poco a poco, bajando una pendiente del 3% hasta Pedrosa durante casi 5 kilómetros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario